seguros

¿De verdad existe un colesterol malo y uno bueno?

Antes de comenzar mi artículo quiero dejar claro que no tengo ninguna certificación que me acredite como nutricionista, soy ingeniero, pero la nutrición y en general cómo funciona el cuerpo humano me apasiona. No se debe tomar el contenido de este articulo como una recomendación médica. Si consideran que parte de la información les puede servir entonces les sugiero que lo conversen con su médico y que sigan profundizando.

Les comparto con gran sorpresa lo que me motivó a escribir este artículo. De seguro estás familiarizado con los términos colesterol malo (LDL o VLDL) y colesterol bueno (HDL). Pues esos términos no son colesterol sino Lipo-proteínas que transportan al colesterol. Es decir, el mismo colesterol que transporta la proteína HDL también es transportando por la proteína LDL.

El colesterol es un nutriente esencial para la función de las neuronas y desempeña un papel fundamental como elemento estructural de las membranas celulares. También tiene la función de antioxidante y de precursor de sustancias que nutren al cerebro, como la vitamina D y ciertas hormonas relacionadas con los esteroides (por ejemplo, hormonas sexuales como testosterona y estrógeno). Lo principal es que el colesterol se considera un combustible esencial para las neuronas, las cuales son incapaces de generar cantidades significativas de colesterol por sí mismas.

El colesterol se produce en el hígado y debe ser transportarlo hacia todos los tejidos del cuerpo a través de unos “buses”. Este bus o trasportador es una proteína llamada LDL (lipoproteína de baja densidad o low-density lipoprotein). El colesterol está dentro de la proteína LDL.

El HDL (lipoproteína de alta densidad mal llamada colesterol bueno) transporta el mismo colesterol remanente o no utilizado por el cuerpo de regreso hacia el hígado (ósea es otro “bus”). Regresa al hígado para ser reciclado o eliminado por la bilis. Te das cuenta se trata del mismo colesterol, pero le ponen nombres diferentes; lo llaman bueno por la labor de remoción del remanente y malo por la labor de llevarlo a los tejidos. Si el colesterol fuese malo el cuerpo no lo produciría ni tampoco lo transportaría por todo el cuerpo.

Hoy en día contamos con la evidencia científica suficiente para demostrar que cuando los niveles de colesterol son bajos el cerebro no funciona del todo bien; de hecho, los individuos con niveles bajos de colesterol se exponen más a padecer demencia y otros problemas neurológicos. Es indispensable que cambiemos nuestra actitud hacia el colesterol.

La medicina evoluciona rápidamente y un buen medico se actualiza con las novedades de las investigaciones independientes. Otro grupo de médicos e investigadores, financiados por la industria del tabaco o del azúcar, no pueden escribir resultados que perjudiquen los intereses económicos de la industria que los financia.

¿Por qué tanta confusión sobre el tema?

En el siglo pasado se realizó un estudio para relacionar el consumo de grasas con patologías cardiovasculares. La conclusión fue sesgada porque no se tomó en cuenta toda la data. Lamentablemente las consecuencias fueron nefastas porque la industria alimenticia empezó a quitar las grasas de sus productos y añadir azúcar. De allí nacen los yogurts “light” en grasas, pero con mucho azúcar.

Los invito a que verifiquen algunos productos como este yogurt en envase pequeño de 6 oz(170 gr) le añaden 26 gramos de azúcar que son 4 cucharaditas, es decir más del límite diario de ingesta de azúcar recomendado por La Organización Mundial de la Salud (OMS).

Al quitar la grasa se pierde sabor y para vender más se solucionó añadiendo mucho azúcar (me recuerda el dicho que dice “es peor el remedio que la enfermedad”) . ¿Cuántos de nosotros hemos comprado esos productos pensando que eran sanos?. El mercadeo al servicio de las ventas hace magia. Muchos países se hicieron la vista gorda y ahora pagan las consecuencias en tasa muy elevadas de obesidad, diabetes e hígado graso (por exceso de azúcar). Añadir azúcar en gran variedad de alimentos facilita sobrepasar la dosis diaria.

El exceso de azúcar es una de las causas que daña los buses que transportan nuestro colesterol, de este modo se contribuye a la acumulación en las arterias.

¿Por qué dicen que el LDL es malo y causa enfermedades?

La causa de la formación de la placa aterosclerótica se debe a que esos buses son defectuosos y sueltan las partículas de colesterol pegándose en las arterias.

¿De qué depende que tengas buses defectuoso y formación de placa? Los principales causantes son: tabaquismo, estrés, exceso de azúcar, radiación, exceso de alcohol, exceso de grasa malas (aceites girasol, margarinas), comidas altamente procesada con muy aditivos /conservantes, químicas, emociones negativas y falta de ejercicio. Lo que está claro es que no depende del colesterol, incluso estudios recientes demuestran que muestran tener buena calidad de LDL son un predictor de longevidad y es lógico por la función del colesterol en el cuerpo.

Indicadores de mala calidad de las proteínas (LDL y HDL) son niveles elevados de PCR, Insulina y Triglicéridos. El perfil lipídico va analizado en conjunto con el estado en general del paciente, ejm el nivel de colesterol generado y procesado por el cuerpo varia en caso de hipotiroidismo o a partir de la menopausia.

Hoy en día a través de estudios independientes se conoce que es más importante la relación Colesterol Total / HDL (debe ser menor a 4.5) que el valor total aislado (más adelante veremos el motivo).

Relación: Colesterol total/HDL menor a 4.5
Ideal HDL = Triglicéridos (máximo Triglicéridos < 2 veces HDL)

Si tengo las proteínas en buen estado no tendré formación de placas que tapen las arterias y causes cardiopatías. Hoy día existe suficiente evidencia científica provenientes de estudios independientes que demuestran que las arterias no se obstruyen por culpa del colesterol alto o bajo. De hecho el 50% de las personas que sufren infartos suelen tener niveles de colesterol “normales”. Una causa frecuente de los infartos es la inflamación crónica sostenida (escribiré un artículo al respecto).

A consecuencia de la inflamación se generan úlceras en la pared arterial y allí empiezan a adherirse las partículas pequeñas de colesterol, que se amontonaran y generan una obstrucción. De este modo llegan los trombos, infartos y a veces la muerte. Conclusión: no es el nivel de colesterol sino de tener proteínas (HDL y LDL) de mala calidad o dañados por el estilo de vida.

Solo deseo motivarlos a que sean consumidores informados y más conscientes de lo que compran para nutrirse. El objetivo de algunas empresas alimenticias es tener más rentabilidad transformando materia prima barata en productos procesados que den un alto margen de ganancia, sin importar que sean saludables (ej. los cereales que promocionan para desayunar). Los invito a leer más porque su salud lo merece y tendrán más calidad de vida. Además, vuestros médicos se darán cuenta que ustedes son pacientes informados.


Todo lo escrito en este articulo proviene de las siguientes fuentes:

Dr. Carlos Jaramillo medico funcional (graduado en IFM en USA) postrgado en fisiología y bioquímica (universidad de Harvard).

Dr. DAVID PERLMUTTER neurólogo, miembro del American College of Nutrition. Se graduó en la facultad de Medicina de la Universidad de Miami. Está reconocido internacionalmente como un experto en el campo de la nutrición y en los trastornos neurológicos. Ha recibido varios premios por sus innovadoras investigaciones.

Dr. Mark Hyman Medico Funcional e investigador, fundador y Director del Ultrawellness Center Massachusetts, donde dirige un equipo de médicos y nutriólogos

Dr. Nutricionista Stefano Vendrame Researcher, University of Maine, Universita degli Studi di Milano

Compartir esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram
Nicola Lattarulo

Nicola Lattarulo

Temas relacionados