earthquake-3167693_1280

El terremoto de Caracas de 1967

En este mes de julio se cumplió otro aniversario del terremoto que se sintió en Caracas el 27 de julio de 1967. Fue de 7° en la escala de Richter.

Recuerdo que en casa nos disponíamos ver la elección de Miss Universo por televisión. Vivíamos en Bello Monte en un apartamento en el primer piso; de pronto oímos un ruido sordo, era el quejido de la tierra, empezó a temblar y se sentía como el piso se movía, alarmados salimos a la calle con nuestros hijos, nos reunimos con los vecinos, teníamos miedo de que se abriera la tierra y nos tragara.

Cuando se vive una situación tan traumática se seca la boca. Una vecina nos dio agua, todos tomamos un sorbo sin importarnos las bacterias ni los virus, tratábamos de asimilar la experiencia pensando en nuestras familias que vivían en otras zonas de la ciudad. 

Decidimos ir a verlos, queríamos saber de ellos. En esa época no existían celulares y las líneas telefónicas estaban colapsadas. Así que nos montamos en el carro y emprendimos el viaje. Era dantesco ver tanta gente correr, las vias estaban congestionadas, se oía el ulular de las ambulancias, los fiscales de tránsito intentando poner orden, nos tomó dos horas llegar al oeste de la ciudad donde vivía papá. Estaba sentado junto a mis hermanos en el jardín de la casa.

Al vernos nos abrazamos y lloramos. Decía que el corazón se le quería salir por la boca, estaba muy angustiado, pues, había oído por radio que el Este estaba destruido. Y casi que fue así: en Los Palos Grandes se cayeron cuatro edificios y muchos quedaron dañados, muchos amigos y conocidos murieron ese día, todavía hoy es un recuerdo triste y doloroso.

Pero sobrevivimos y por eso tengo la responsabilidad de dar una campanada de alerta.

Siempre se ha dicho que en Caracas ocurre un terremoto cada 60 años y este año se cumplen 55. Tenemos que estar preparados porque hoy por hoy estamos en peores condiciones que en los años 60. La capital está super poblada. Se han construido muchas edificaciones de dudosa calidad. El cuerpo de bomberos no dispone de un equipamiento especial para una emergencia de esa magnitud. Los hospitales no cuentan con suficiente personal médico. No hay suficientes ambulancias. Así que ante este panorama debemos ser previsivos y protegernos nosotros mismos.

Preparemos un bolso con:

  • Agua potable.
  • Un botiquín de primeros auxilios que contenga, algodón, alcohol, curitas, agua oxigenada, calmantes, colirio.
  • Un neceser con pasta y cepillo dental, jabón, gel, una toalla pequeña, papel toilet, toallas húmedas, kleenex, cepillo o peine, vela y fósforos.
  • Un costurerito pequeño con aguja, hilo, botones y una tijerita.
    Tengamos todo esto siempre a mano. Si ocurre el sismo, esperar a que cese y luego salir de prisa sin correr a un lugar seguro previamente acordado con la familia 
    Y con mucho sentido común que últimamente es el sentido que menos se usa. 

Compartir esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram
Irene López de Reina

Irene López de Reina

Temas relacionados